El Ebro vierte al mar en 16 horas tanta agua como consume Valencia en un año

En la fotografía, vista aérea de las inundaciones a su paso por Zaragoza.

efe. javier belver

Las últimas crecidas anegan 20.000 hectáreas de cultivo y amenazan pueblos de Zaragoza tras un fin de semana angustioso

Mientras el Ebro se desborda y los niveles de su caudal se disparan, la Comunitat sigue sumida en una profunda sequía cuyas heridas no han tapado los recientes episodios de lluvias. Tras las últimas precipitaciones en el centro del país, por la desembocadura del río pasan unos 1.500 metros cúbicos de agua por segundo, según fuentes de la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE). Con semejante caudal, bastan sólo 16 horas para que se pierda en el mar una cantidad de agua similar a la que consume la ciudad de Valencia a lo largo de todo un año.

El Ayuntamiento de Zaragoza decretó alerta naranja el lunes ante la extraordinaria avenida del río Ebro. Desde el pasado viernes, más de 1.000 personas han sido desalojadas de sus casas y los retrasos en la previsión de cuándo llegaría la punta de la crecida a la capital aragonesa han causado alarma entre los habitantes de la zona, que llevan 48 horas en vilo. Grupos parlamentarios como el PSOE ya han solicitado a la ministra de Agricultura y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina, que comparezca en el Congreso para explicar la situación actual, mientras que los grupos ecologistas critican la falta de prevención.

Pero, ¿por qué se produce la subida del río? Las crecidas son fenómenos puntuales que surgen fundamentalmente por una razón: la concentración de muchas precipitaciones. Expertos en la materia alertan de que podría darse una segunda avenida no dentro de mucho tiempo por culpa del deshielo. En todo caso, cuando se acumula esa gran cantidad de agua como consecuencia de intensas lluvias o por el deshielo, esta cae en la cuenca del Ebro y se concentra toda en un momento exacto, que es lo que causa la crecida del río.

La siguiente pregunta que muchos se hacen es si esta situación se podría haber evitado o, por lo menos aminorado, a través de políticas y planes concretos de actuación. Alejandro Alañón, decano del Colegio de Ingenieros Técnicos de Obras públicas e Ingenieros Civiles (zona Madrid), explica que las avenidas de este tipo “son muy difíciles de controlar, al igual que otros fenómenos naturales” y casi “imposibles de evitar”. En principio dice Alañón, desde el punto de vista político, la única medida que se podría tomar sería invertir en obras de defensa previa como ya hacen otros países europeos. De hecho, estos días ya se están empleando algunas como son la creación de pequeñas presas gracias a los recrecidos con camiones llenos de tierra y arena que elevan el nivel que tiene que sobrepasar el agua y provocan una bajada. Otra de las medidas preventivas que más efecto pueden tener, explica el decano, es la limpieza de los cauces de los ríos y un mantenimiento muy controlado para evitar tapones que en ocasiones se crean y, que después, contribuyen a desbordamientos en el momento de la crecida.

Seleccionamos algunos comentarios obre estos hechos:
Cosmos
Hace 18 horas
Los “entendidos” fallan a pitos y blancas cuando dicen que el principial problema y sobre el que hacen hincapié es la limpieza de los cuaces. Vale ese es un problema pero minimo y no va a solucionar ni mucho menos los desbordamiemtos. LO he repetido alguna vez, pero aqui se hizo en los años sesenta el Plan Sur para evitar que se reprodujeran las inundaciones del 57 y como aqui, eso mismo se puede hacer en cualquier sitio, pero no se hace y asi les va, se repiten continuamente las desgracias por no darle prioridad en los presupuestos a este tipo de obras. Total solo es desviar los cauces por otros con capacidad suficiente para albergar avenidas de extremo caudal. o tambien los trasvases que funcionan pese a quien pese. Aqui nadie se acuerda del Plan Sur como obra faraonica pero eificacisima,  o no se acuerdan o no se quieren acordar, por lo menos no lo niegan, solo lo omiten algunos con mucho interés A esto le pondria un titulo politicamente incorrecto “sarna con gusto no pica” o no deberia picar.
Manu72
Hace 19 horas
El único problema para que Aragón comparta su agua y ayudar a paliar estos problemas se llama: AUTONOMIA. Demasiados intereses políticos y  demasiadas tonterías. No solo con rastrillar el fondo del río y limpiarlo se arreglan los desbordamientos. 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s