La plaza de toros se abrirá a la gestión mixta para pagar la deuda

Plaza y Toros : 
on 2012/6/26 9:30:00 (1413 reads)

Permitirá que operadores culturales alquilen su uso para organizar espectáculos a cambio de una tasa de esta forma el ayuntamiento aspira a ‘tapar’ parte de los 10,5 millones que el Consell aún no ha abonado.

El tripartito de Villena (Los Verdes, PSOE y Villena Centro Democrático) activa su plan B para poder pagar la conversión de su antigua plaza de toros en un espacio polifuncional…

Foto: Un momento de la concentración antitaurina celebrada el 7 septiembre de 2011 ante el coso de Villena. / E. CAPARRÓS

La callada por respuesta que sigue concediendo el Consell para asumir el coste de las obras (15 millones de euros comprometidos por convenio en 2008, bajo el mandato de la popular Celia Lledó) ha forzado al actual equipo de Gobierno a abrir la instalación a un modelo de gestión mixta con la expectativa de generar ingresos. ¿Cómo? El planteamiento –que está en su última fase de negociación con el PP– consiste en permitir su arrendamiento temporal por parte de cualquier operador cultural interesado en organizar espectáculos, sin llegar a ceder nunca la titularidad de su explotación, como sucedería en el caso de que se acordase adjudicar en régimen de concesión.

Con esas condiciones, el consistorio se garantizaría un control mucho más directo y flexible de la programación al reservar la autorización del coso de manera preferente al servicio público (de hecho, siempre tendría su uso en exclusiva en dos fechas clave: el 7 de septiembre y el 31 de diciembre). Además, el ayuntamiento siempre conservaría la capacidad de veto, ya que, en último término, la autorización de uso quedaría en manos del alcalde o del concejal delegado para la gestión de la plaza. Es lo que se desprende del borrador del «Reglamento de Funcionamiento del Edificio Plurifuncional La Plaza de Villena», al que tuvo acceso EL MUNDO, en el que se determina que, en el supuesto de que existan varias solicitudes de uso en unas mismas fechas, será el ayuntamiento quien tendrá la última palabra para decidir qué petición tiene prioridad en función del interés público público (a la propuesta relegada se le propondría el uso de otro equipamiento municipal).

Sea como fuere, la clave de la nueva fórmula de gestión es el establecimiento de una tasa por el alquiler (además del depósito de una fianza de 500 euros), salvo para aquellas actividades organizadas, patrocinadas o subvencionadas por el ayuntamiento y para los partidos políticos que lo soliciten en campaña electoral. Según el borrador del reglamento, el pago de ese precio público quedará regulado en una futura ordenanza fiscal. Sin embargo, la propuesta ya incluye una relación de precios en función del espacio y del equipamiento que se pretenda utilizar. Las tarifas propuestas oscilan entre los 390 euros por el uso de los pasillos perimetrales y cantina (406 metros cuadrados y un aforo para 183 personas) hasta los 4.020 euros por el uso de toda la plaza con aire acondicionado (un aforo de 3.889 personas sin ocupar el ruedo y de 6.052 ocupándolo).

La empresa o colectivo que la alquile debería hacerse cargo de cualquier equipamiento adicional no previsto en la plaza. Y, a cambio, se quedaría con el taquillaje obtenido por la venta de entradas.

La ambición del tripartito es que ese modelo de gestión mixta aporten la suficiente liquidez para saldar parte de los 10,5 millones que todavía se adeudan a Secopsa por los trabajos de rehabilitación del coso. Al menos, hasta que el Consell concrete si piensa cumplir con las obligaciones del convenio de 2008 y, sobre todo, concrete cómo. Por lo pronto, el Gobierno autonómico sólo ha transferido 3,5 millones y el ayuntamiento ha tenido que adelantar otros 1,2 de sus propios recursos.

Alcalde ‘verde’, vía libre a las corridas

El ‘derecho a veto’ que el futuro Reglamento de Funcionamiento reserva al alcalde o al concejal delegado para la Plaza de Toros no debe afectar a la organización de corridas.

Fuentes municipales precisaron a EL MUNDO que, en principio, el ayuntamiento mantendrá la misma posición que hasta ahora: permitir cualquier tipo de espectáculo siempre que se ajuste a la legalidad, que no suponga el deterioro de las instalaciones y que no implique un gasto adicional para las arcas municipales. Esos fueron los criterios aplicados el pasado septiembre, con motivo del festejo programado durante las Fiestas de Moros y Cristianos, en la primera corrida celebrada bajo el mandato de Francisco Javier Esquembre (Los Verdes).

Con todo, lo cierto es que, entonces, el acuerdo se adoptó tras una votación en Junta de Gobierno, en la que los dos representantes de Los Verdes mantuvieron su posición ideológica de rechazo al maltrato animal y se pronunciaron en contra.

Fue el voto de los representantes del PP junto a los de PSOE y VCD el que decantó la balanza del lado de la aprobación. Eso sí, el voto de rechazo de los concejales de Los Verdes no evitó que los colectivos antitaurinos se movilizasen en señal de protesta.

R. N. G. / Villena / El Mundo 25 de junio de 2012

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s