Celia y los Idus de Marzo

Muerte de Julio César, obra de Vincenzo Camuccini, 1798Celia, guárdate de los Idus de Marzo

“más se unen los hombres para compartir un mismo odio que un mismo amor” *

Celia no dimite. Enrocada en sus tres concejales, el de hacienda y los dos de urbanismo, y protegida por Ripoll, persiste en sus trece y sigue dirigiendo la política municipal ignorando al resto de la corporación. Y los ocho concejales en su contra no deberían detenerse en fantasear ni con la conjura de los Boyardos, ni con el motín de Esquilache, ni mucho menos con la conjura de los necios para que esto acabe en carcajada…

Las cosas de Villena son serias y, Celia está sentenciada por su estupidez, al permitirse los consejos de su “padrino político Rodes y de su valido el vicealcalde”, y habría que propiciar que le llegaran más pronto que tarde, sus “Idus de Marzo”.

Pero la ocasión la pintan calva, y dejarla escapar puede suponer que en su huida hacía adelante, Celia llegue a pactar con los socialistas como ha sugerido el portavoz Beltrán: “Si la señora Lledó se queda en minoría, estaríamos dispuestos a echarle un cable en los asuntos de interés general”. Aquí , el que no corre vuela y los del PSOE ya están en la colina lanzando señales de humo.

Otro ejemplo para el caso, el reciente comunicado: “Los socialistas hemos puesto de manifiesto en muchas ocasiones las maneras dictatoriales y poco educadas de la primera autoridad… Pero lo que resulta más sorprendente es que esas maneras se manifiesten incluso con su propio equipo de gobierno… Celia Lledó llega a despreciar a sus propios concejales… Lo que nos lleva a pensar que dejar el futuro de Villena en manos de una persona con este carácter no nos va a traer ningún beneficio”.

Aviso a navegantes, “más se unen los hombres para compartir un mismo odio que un mismo amor”*. Cogiendo la “oportunidad” por los pelos, sería posible forzar la dimisión de Celia. Cubriéndose las espaldas, previamente negociando con la oposición los liberados que desean y la participación en las juntas de gobierno. Una vez conseguido el apoyo necesario, se podría plantear un ultimatum a Celia; ella conoce mucho de esto: “o dimites o te echamos”. Con el permiso de Valencia, que bien explicada “la situación insostenible”, no tendría dificultad en mirar para otro lado, se plantea la moción de censura, si persiste Celia en presidir un ayuntamiento de cuatro concejales.

A Celia habría que mostrarle, ya, una salida digna para que Ripoll le dé un puesto de “asesora” o le otorgue el de el Alcalde de Cañada como Diputada del Alto Vinalopó. Con tanta conspiración política ¿porqué no? Por su “lealtad” podría llegar a ser Vicepresidenta 2ª o 3ª de la Dipu, con un sueldo muy superior al de alcaldesa, un puesto más acorde a sus “leales” méritos, en la Diputación.

Y en Villena nuevo alcalde. El mejor, cualquiera de los ocho, a elegir entre los 12.  Pero, ¿por qué no Pedrosa por sus relaciones en Valencia? De esa forma, y una vez obtenida la dimisión se habría conseguido el doble objetivo de impedir, que Celia convoque la asamblea local del PP siendo alcaldesa y utilice los mismos métodos -de “lealtad”- que manejó para la elección de compromisarios al Congreso Provincial, de lo contrario, sería  como “pa mear y no echar gota”, tendríamos otros cuatro años a Vicente Rodes de “recepcionista entusiasta”, al Marqués de “gran político con experiencia” y al suegro “con gorra” manejando el partido.

Guárdate de los Idus, Celia, de los de febrero y de los de marzo, no hay tiempo, quizás, para los de enero, pero llegar, llegarán y no deben hacerse esperar, tienen que llegar.

¡Feliz Navidad!

Pedro Hernández Marco – Redacción vinalopodigital.net

julius-caesar-marlon-brandoPS o Coda.- Los romanos llamaban los idus a los días 15 de marzo, mayo, julio y octubre, y 13 de los otros meses. César fue asesinado el día 15 del mes de marzo del año 44 antes de Cristo, y de ahí la frase: “guárdate de los idus de marzo”, que ha pasado a significar grandes calamidades políticas en ciertos días.

Shakespeare, en su drama Julio César, narra los últimos días en la vida de Julio César. En la escena II, César se encuentra con un adivino que le advierte: “Guárdate de los idus de marzo”, pero César lo desdeña. En el acto III, frente al Capitolio, el 15 de marzo, fecha de los Idus, César vuelve a encontrarse con el adivino: “Los idus de marzo han llegado”, le dice. Minutos después, Julio César muere asesinado.
 

*”Es triste condición de la humanidad que, más se unen los hombres para compartir los mismos odios que para compartir un mismo amor”. Jacinto Benavente

Prólogo de Los intereses creados de Don Jacinto Benavente

Noticias relacionadas:

Una dimisión imprescindible.- Hoy Celia Lledó no conseguiría la alcaldía de Villena.

Celia llamó hasta los muertos .- Una votación a “pajera” abierta

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s