Lluvia de millones para Elda y Villena. Las alcaldesas de Camps: cara y cruz

on 2008/9/21 19:20:00 (889 reads)

 Las alcaldesas de Camps: cara y cruz  
La apuesta de Camps para que Celia Lledó se hiciera con la Alcaldía de Villena va más allá de una mera campaña electoral. Su apoyo incondicional hacia la primera edil cada día es más evidente…

Sin embargo, al contrario que Villena, – En la Alcaldía de Elda, para Adela Pedrosa –  los resultados están por llegar… En Elda, la lluvia de millones prometida no aparece por ningún sitio…

 La apuesta de Camps para que Celia Lledó se hiciera con la Alcaldía de Villena va más allá de una mera campaña electoral. Su apoyo incondicional hacia la primera edil cada día es más evidente, basta con recordar el convenio firmado esta semana entre el Ayuntamiento y la Generalitat para la rehabilitación de la plaza de toros -punto básico de la campaña electoral del PP- que supondrá una inversión de 14 millones en este singular coso. A este proyecto estrella se le une el centro logístico, también apadrinado por el propio Consell, que pretende la creación de un parque empresarial y una plataforma logística que situaría a Villena a la cabeza de la comarca, con 290 millones de inversión y la creación de más de 2.000 puestos de trabajo. También cabe destacar la creación de la Federación Empresarial del Alto Vinalopó, que está en trámites de constituir una plataforma con las organizaciones empresariales de la Foia de Castalla, L´Alcoià y Yecla, y que entre sus principales objetivos está la petición de una parada del AVE en la localidad. El promotor de la iniciativa ha sido el omnipresente Andrés Martínez, presidente de la Junta Central de Usuarios, muy ligado al PP y muy cercano a la alcaldesa.

También se pueden destacar otras iniciativas como la implantación de una embotelladora de Danone -que aunque se guarde silencio va para adelante-, una vaquería con más de mil reses o la puesta en marcha de la primera central termoeléctrica de la Comunidad Valenciana para 2010 con 225 millones de inversión. Punto y aparte está el centro de primates, que aunque durante la campaña fue duramente criticado por Lledó porque sólo iba a traer problemas a los villeneros, incluido el sida, ahora ha tenido que ceder a las presiones de Madrid -el Consell siempre dio el visto bueno a su instalación- para que el centro de recuperación de animales sea una realidad. Ni que hablar del ventajoso convenio firmado también esta semana por la alcaldesa con el conseller García Antón para que Villena reciba más de 200.000 euros al año en compensación por dejar verter basura de la comarca y de pueblos de Valencia en su término municipal. Hay que incluir en todos estos proyectos, algunos de los cuales ya está en vías de ejecución como la construcción del Palacio de Justicia, la ampliación del Centro Sanitario Integrado y las obras de la piscina cubierta o de negociación como la Comisaría de Policía, la parada del AVE y el desvío del ferrocarril a su paso por el casco urbano.

Durante el mandato de Celia Lledó rara ha sido la semana que no se ha pasado un conseller por allí. Incluso el president Camps estuvo en las Fiestas de Moros y Cristianos con buena parte del Consell -incluyendo a la presidenta de las Cortes Valencianas- refrendando una vez más su máximo apoyo a quien parece haberse convertido en la alcaldesa estrella del Vinalopó.

Sin embargo, antes de las elecciones, todo hacía indicar que si alguien iba a gozar de la confianza máxima y el apoyo del jefe del Gobierno valenciano iba a ser Adela Pedrosa, sorprendentemente designada candidata a la Alcaldía de Elda por delante de otros militantes que tuvieron la “desgracia” de posicionarse zaplanistas. Fue toda una sorpresa su elección, no en vano era la número dos del PP en la Comunidad Valenciana y muy pocos pensaban que pudiera hacerse con la vara de mando. Tampoco era muy conocida en Elda y tenía que competir con Juan Pascual Azorín, toda una “vaca sagrada” del socialismo valenciano y que contaba con la ventaja de llevar diez años de alcalde. La campaña fue un prodigio de marketing e imagen, estilo yanqui, que se vio reforzada por todo un desembarco de cargos del PP prometiendo las inversiones que durante años negó la Generalitat a la localidad. El resultado, mayoría absoluta de Adela Pedrosa que se “merendó” a un Azorín cuya campaña no es que fuera de perfil bajo, es que no existió.

Sin embargo, al contrario que Villena, los resultados están por llegar. Es verdad que cada ciudad tiene problemas diferentes y que a lo mejor es más complicado aplicar ciertas iniciativas en Elda, pero es que la lluvia de millones prometida no aparece por ningún sitio. Lo primero que se hizo desde la Alcaldía es culpar al PSOE de haber dejado en la más pura ruina al Ayuntamiento, pero al cabo de los meses se demostró que había superávit en las arcas municipales. A partir de ahí, se empezó a dar palos de ciego, a improvisar continuamente y a incumplir sin ningún rubor lo prometido en el programa electoral. Aún tiene pendiente la alcaldesa explicar qué modelo de ciudad quiere para los eldenses.

Con una industria zapatera en el peor de los momentos por la doble crisis que le afecta, con un paro desbocado, se supone que por culpa del Gobierno de Zapatero, y con la dificultad para que la Generalitat financie sus proyectos por falta de fondos, nos encontramos a una alcaldesa con muchas dificultades para poder salir en la foto inaugurando obras, que es lo que le luce. Ella quiere obras y las quiere ahora. Pero para ello tiene que enajenar suelo público y dar paso a que empresas privadas construyan viviendas. En eso parece consistir su experimento de la Nueva Elda con su pabellón polideportivo, su nuevo estadio de fútbol, su centro cultural polivalente, su nueva plaza de toros, su superparque… Pero no son las únicas promesas. En su programa electoral también anunciaba una facultad de diseño y moda bajo la dependencia de la Universidad Miguel Hernández, la Ciudad del Zapato, un Conservatorio, pista de atletismo, circuito de motocross, centro de ocio… Por cierto, también aseguraba que iba a rehabilitar el estadio Pepico Amat y la plaza de toros que ahora está empeñada en reducir a escombros sin atender las voces contrarias.

Nadie puede negar la capacidad de trabajo de la primer edil eldense, sin duda una mujer de carácter que gobierna con mano dura y que no lleva bien las críticas. Tampoco hay que escatimarle voluntad, aunque en tiempos de crisis económica un Ayuntamiento no puede asumir todos los retos que “vendió” en la campaña electoral. Aunque hay algo evidente, Pedrosa ha logrado que el Hospital General de Elda sufra una importante ampliación, eso sí, dicha reforma, costeada por el Consell, se inició bajo el mandato del PSOE. Y para colmo, se le complica el plan parcial del Sector 9, única zona de expansión de la ciudad, proyecto donde se construyen mil viviendas y que ha sido suspendido de nuevo por el TSJ, aunque va a apelar al Supremo.

De todas formas, todavía hay legislatura para sacar adelante algunas de las iniciativas y hacer que Elda siga siendo el referente del Vinalopó. Sólo necesita un poco de suerte y, sobre todo, la lluvia de millones que anunció el Consell.

http://www.diarioinformacion.com/secciones/noticia.jsp?pRef=2008092100_8_799720__Opinion-alcaldesas-Camps-cara-cruz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s