La Plaza de Toros en posible cuarentena

2008/4/25 5:50:00 (1175 reads)


Peligra la financiación de Valencia
 

Si Celia no avala a la cúpula regional, como compromisaria al Congreso del PP

Diversas fuentes denuncian, supuestas presiones del secretario regional del PP y portavoz en las Cortes, Ricardo Costa, y al vicesecretario, David Serra a alcaldes y concejales del PP.

Ripoll, que anunció su candidatura a la reelección a la Presidencia Provincial, para el Congreso Provincial de Octubre, no piensa tolerar las “presiones” desde la dirección regional del PP…

Durante la reunión celebrada ayer en la sede provincial, relataron que, para lograr los avales, desde la cúpula regional se les habría amenazado poniendo en cuarentena la llegada de inversiones, subvenciones y la aprobación de proyectos urbanísticos a sus poblaciones si mantienen su respaldo a la dirección provincial.

Ripoll tras reunirse con los compromisarios para el congreso nacional de junio y denunciar «presiones» que, dijo, «no pienso tolerar» desde la dirección regional del PP a los representantes alicantinos para lograr sus avales con la intención de trasladar la imagen de que el presidente Francisco Camps dispone de una delegación bajo control.

Protesta a Madrid

Para hacer frente a ese escenario, Ripoll anunció su candidatura a la reelección a la Presidencia Provincial, para el Congreso Provincial de Octubre, y rechazó este tipo de prácticas asegurando, en todo caso, que dará apoyo a Mariano Rajoy en el congreso nacional que el PP celebrará en Valencia entre el 20 y el 22 de junio. «Vamos a dar nuestro respaldo a Rajoy pero lo que no voy a tolerar son ni presiones, ni llamadas, ni historias», advirtió un molesto y preocupado José Joaquín Ripoll.

Durante el encuentro, un grupo de alcaldes de las comarcas de la Vega Baja y el Vinalopó plantearon la elaboración de una especie de manifiesto interno, que todos piensan rubricar y que trasladarán por correo a la dirección nacional del PP en el que pretenden denunciar directamente a Génova la situación del partido en la provincia y en la Comunidad.

Desde que el lunes se eligieron los compromisarios para el congreso de los populares, la dirección regional del PP entró en una carrera para conseguir avales que ratifiquen la candidatura de Rajoy. Una práctica que la dirección de Alicante cuestiona dado que el actual presidente del PP sólo será aspirante oficial cuando se abra el plazo en el congreso. Pero, en la práctica, no se trata mas que de un nuevo pulso para ver quién tiene la mayoría. La cúpula autonómica dijo disponer ayer de 200 firmas sobre un total de 286 delegados. Camps sería mayoría clara en Valencia y Castellón pero no en Alicante.

Elecciones de compromisarios en Villena

Escasamente unos 80 afiliados del PP de Villena, eligieron lunes pasado a los dos compromisarios para el Congreso Nacional del PP del próximo Junio en Valencia. Se presentaron cuatro candidatos, Celia LLedó, Maria José García, J.F  García Leñero y Eduardo Hdez. Estos dos últimos recibieron presiones para retirar su candidatura, accediendo a ello Eduardo Hdez. – persona de confianza del gabinete de comunicación – El Resultado del escrutinio dio como ganadoras con unos 80 votos a Celia Lledó, y a Mariá José García Herrero con unos 60 votos. García Leñero, que no aceptó las presiones, logró arrebatarle unos 20 votos a la diputada autonómica.

Noticias relacionadas

http://www.diarioinformacion.com/secciones/noticia.jsp?pRef=2008042400_12_747137__ALICANTE-Ripoll-optara-reeleccion-denuncia-presiones-Camps-provincia

Los principios ” grouchos” de Rajoy.

Rajoy planteará en el congreso un acercamiento a los nacionalistas.

Citando fuentes de la ejecutiva popular, la última palabra la tendrán los compromisarios y el Plenario del congreso, pero Rajoy ve con buenos ojos aprovechar la ponencia para hacer algo de autocrítica e incluir una revisión de la estrategia: en las formas, en la comunicación y, sobre todo, en lo que afecta a las relaciones del partido con los nacionalistas.

¿Este es el respeto a los más de 10 millones votantes?

Escribe Cayetano González en El Mundo de este jueves 24/04/08, y pide:

Un respeto a los votantes del PP

No se pueden estar haciendo las cosas peor en el PP.

La noche electoral, Rajoy pronunció desde el balcón de la calle de Génova un claro «adiós» que sonó a despedida. Después decidió quedarse con un argumento que vale para un roto y para un descosido: «Yo pienso que es lo mejor para mi partido y para España», dijo. ¿Y cómo sabe eso Rajoy? Porque aquéllos que piensen todo lo contrario, y haberlos haylos, tanto dentro como fuera del PP, también podrían estar en lo cierto.

A partir de ahí, el presidente del PP ha ido encadenando error tras error. No ha hecho un análisis certero de la derrota, no ha mantenido un discurso político desde el 9-M, dejando todo el terreno al PSOE. Ha nombrado a los amigos para los pocos puestos que podía repartir, no a los más competentes.

Ha proyectado una imagen de inseguridad, de debilidad e incluso de pérdida de papeles…

Como también perdió los papeles el pasado sábado, cuando invitó a Esperanza Aguirre a irse del partido.

No es que la presidenta de la Comunidad de Madrid esté ayudando a enfocar bien la crisis, porque con esa actitud de amagar pero no dar, con esa falta de claridad sobre sus últimas intenciones, está provocando más confusión que otra cosa.

La experiencia indica que las dos cosas que más castigan los ciudadanos a la hora de acudir a las urnas son la corrupción y las peleas internas, los fulanismos de los partidos.

El congreso de Valencia de dentro de dos meses, tal y como está planteado, será un parche. Rajoy saldrá elegido presidente, pero la gran incógnita de si será el candidato que se enfrentará a Zapatero en 2012, en el fondo, no quedará despejada. En ese sentido, la iniciativa que llevará a dicho congreso la agrupación del PP de Chamartín para que haya unas primarias en 2011 en las que se elija al candidato a la Presidencia del Gobierno es lo mínimo exigible desde un punto de vista de la democracia interna, bien tan escaso en todos los partidos, incluido el PP.

Ilusiones perdidas

FEDERICO JIMENEZ LOSANTOS El Mundo 24/04/08

No sé si entre Rajoy y Aguirre hubo todo lo que publicaba ayer EL MUNDO o sólo una parte, aunque nunca la confiesen. Que algo tuvo que pasar lo demuestra la voltereta de Soraya, cambiando en pocas horas de retar a Aguirre a piropearla de un modo tan rendido que parecía que hablaba de Rajoy. Pero lo importante es que la única buena noticia que debería esperar el Partido Popular, que es la de la democratización interna, no parece que esté en la agenda de los duelistas, ni de los boyardos regionales, ni de los fragamanlis, empezando por el ‘Amante del Amor’. Es como si los profesionales de la política les tuviesen pavor a las opiniones políticas de los que les votan, por lo cual procuran darles pocas oportunidades de elegir y equivocarse. Cuantas menos, mejor.

Y, sin embargo, no hay otra vía. Si no se acude a las bases del PP para reconstruir la legitimidad del liderazgo se ganará tiempo para seguir perdiéndolo. La política de Rajoy tras el 9-M ha sido colocar el aparato del partido como barricada para protegerse de los efectos de su última derrota, así que cabe temer que la dedocracia se defenderá de la democracia como gato panza arriba. Las Grandes Esperanzas, o mejor, Grandes expectativas dickensianas (de expectation, no hope) han desembocado en Les illusions perdues balzaquianas. Pero en esta Comedie Humaine sólo se ríe Zapatero.

Lo que también permite comprobar el episodio del congreso búlgaro de Valencia es lo hondo que ha calado la costumbre de que en el partido alguien, el Líder, decida por los militantes, que son como ciegos sin lazarillo, perros sin guía, ovejas sin perro pastor. Es la herencia de Aznar, pero sin ninguno de los elementos que justificaban, al menos temporalmente, su implantación. Cuando los cuatro notables se plantaron en Perbes y le impusieron a Fraga que rectificase la designación de Isabel Tocino y orientase el dedazo hacia Aznar, AP / PP llevaba cinco presidentes en tres años, los de la tercera legislatura de González.

Aznar hereda siete vicepresidentes, siete, de las distintas glaciaciones presidenciales, y la autoridad del líder, como prueba el episodio sucesorio de Perbes, es nula. Pero los éxitos de Aznar en el Gobierno, al que llega a torta limpia y con parte del PP en contra, han acostumbrado a la amable sumisión de la nómina a una clase política tan burocratizada, egoísta y mediocre como la del PSOE. Lo prueba esa militancia admirable jibarizada en las Nuevas Generaciones de treintañeros, carne de aplausómetro o cecina de concejal. La derecha política no confía en la derecha social, y si ésta confía demasiado en la otra y demasiado poco en sí misma, dése por muerta.

Desconozco las costumbres funerarias búlgaras, pero a cadáver tan enorme no hay quien lo embalsame.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s