El Jamón

19/6/2007 18:22:06 (1304 Lecturas)

En nuestra Democracia, se dice de los pactos para desbancar mayorías, que todo se hace por el jamón, refiriéndose a la distribución del pastel municipal para conseguir el máximo de cargos para los amigos y militantes, cambiando los criterios electorales, traicionando en multitud de ocasiones la voluntad de voto de los ciudadanos…

En Villena esta vez no es necesario, desde el sábado 16 de Junio, Celia es Alcaldesa y su mayoría absoluta le permite comerse entero el jamón. Celia tiene todo el derecho. Todo el derecho a distribuir su equipo de la forma que quiera, y todo el derecho a colocar su cargos de confianza a su gusto.Estamos leyendo en los foros las críticas a su secretaria, a su secretario, a su suegro y al de deportes. Vemos con cierta vergüenza a los aduladores haciendo sendas a la caza de un cargo. Estamos asistiendo estos días a cómo se reparte el jamón.

Celia tiene todo el derecho, por su éxito aplastante, a colocar a su cuñada y a su suegro, acomodar a su “padrino” para que no lleve “una mano delante y otra detrás”, darle o conseguirle un buen puesto para alcanzar su parte del jamón a cualquiera que se le antoje. Tener uno, dos o tres validos, o cambiar a “El Chino” por “El Mudo” aunque ahora cante más que Pavarotti en el Partido. Todavía le queda a Celia mucho camino hasta Napoleón.

Democracia quiere decir gobierno del pueblo: es el pueblo quien tiene en último término la palabra. En la antigua Grecia la democracia se ejercía  participando los ciudadanos directamente en la política, cuando la asamblea de todos los ciudadanos reunidos en la plaza pública decidía efectivamente la política de cada ciudad.

Evidentemente esto, parece que no es posible en las democracias actuales y, por lo tanto, el ciudadano hace por medio de representantes lo que no puede hacer directamente. La democracia se convierte en “democracia representativa”: los ciudadanos eligen a unos representantes en los que delegan la gestión de los asuntos públicos; a la espera de que la RED, Internet, llegue a todos y, tengamos, de nuevo, una plaza pública adecuada para ejercer la auténtica democracia. Pero esto es utopía.

Lo esencial para que una persona represente legítimamente a otra persona adulta es que el representado otorgue libremente su confianza a su representante. Y Confianza es el concepto clave de toda auténtica representatividad. Si los ayuntamientos no son verdaderamente democráticos, esto es, representativos y participativos, no hay auténtica democracia y quiebra la confianza.

Pero, puesto que estamos en una partidocracia, poco se puede conseguir si solamente convencemos a los ciudadanos. Paradójicamente es en los partidos donde está la real dificultad para una profundización y modernización del sistema democrático representativo. ¡Qué tiempos estos en los que hay que luchar por lo que es evidente!.

La partidocracia deja a nuestros representantes con encefalograma plano, el hombre pierde en ellos su capacidad de pensar propiamente, y la disciplina de partido anula la libertad individual. Los partidos se han convertido en agencias de colocación para sus militantes, comer jamón, durante cuatro años, a costa del erario público.

Todo el derecho, con esta confianza mayoritaria, de nuevo mi enhorabuena Celia. ¡A repartir el Jamón!

Pedro Hdez. Marco

Enlaces relacionados:

¡PUAHG!

“ALEA JACTA EST”

¿Maricomplejines Celia?. Nunca

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s